Después de hablar de las habilidades o estrategias necesarias antes de empezar a leer en Cómo enseñar a leer I: Motivación y Motricidad Fina, ya es momento de ponerse manos a la obra y empezar a aprender cómo enseñar letras y sonidos a niñas y niños de entre 3 y 5 años. Las letras y sonidos les van a preparar para aprender a leer, hito que lograrán alrededor de los 5 o 6 años, siempre respetando los ritmos de desarrollo. Una vez tienen suficiente control del lápiz y también motivación por la escritura y lectura, ya podemos empezar a trabajar de manera específica.

Antes de enseñar a leer tengo que conocer las letras y sus sonidos

Hay que recordar que este artículo no pretende que las madres sustituyan el trabajo de las maestras. Incluso cuando las mamás también son maestras, el trabajo desde casa es un apoyo al de la maestra en la escuela. Sin embargo, me parecía interesante explicar como YO lo hago y así resolver algunas dudas.

Por supuesto, la enseñanza de la lectoescritura es toda una ciencia, y hay diferentes métodos y teorías. ¡La mía no es la única ni la más efectiva! Yo estoy deseando seguir aprendiendo y cada año escolar incluyo y modifico algo, en función de mi experiencia y los diferentes avances o cursos que voy haciendo durante el año.

Como ya expliqué en el anterior artículo Cómo enseñar a leer I: Motivación y Motricidad Fina, la lectoescritura no es ninguna carrera, y su dominio va unido al de otros requisitos previos: desarrollo del lenguaje, motricidad fina, motivación por la lectura, etc. Sigue estos consejos una vez veas que tu hijo o hija está preparado y siempre siguiendo las pautas de la maestra. Evitar presionarle antes de los 3 años es esencial ya que madurativamente muchos niños y niñas no están preparados.

Ahora sí. ¿Listo para aprender cómo enseñar letras y sonidos?

Kira trabajando en el trazo de vocales, las primeras letras que aprendió.
Kira trabajando en el trazo de vocales, las primeras letras que aprendió.

No decimos el nombre de la letra sino su sonido

Es decir, que cuando enseñamos la “m” no decimos que es la “eme” sino la “mmm”, ya que ese es el sonido que los niños y niñas necesitan aprender cuando vean esa letra escrita.

El deletreo no es prioritario cuando aprenden a leer, sino que será necesario años después cuando empiecen a trabajar palabras irregulares y ortografía. El nombre de las letras lo irán aprendiendo con el tiempo, y decir sólo el sonido facilita muchísimo el aprendizaje.

Además, aprender “fonemas” o sonidos puede incluso ayudar en el lenguaje ya que les hace ser más conscientes de cada uno de los sonidos de manera aislada. Por ejemplo, si tienen dificultad en pronunciar el sonido “rr” en la palabra “ratón” (lo que es perfectamente normal ya que es de los sonidos que más tardan en dominar), podemos compararla con otra palabra inventada cambiando ese sonido inicial: “¿Cómo se dice rrrratón o mmmmatón?, ahh es verdad, se dice rrrrratón con rrrr”. A mi hija le encanta el juego y se ríe muchísimo.

Asociar las letras a gestos, animales, etc.

Hay muchos currículums y programas didácticos que asocian cada letra a una imagen (por ejemplo la “a” de Ana la ardilla) e incluso un símbolo o gesto con la mano (machacar nueces para Ana la ardilla es el símbolo para la “a”). El programa de Zoophonics es un ejemplo. Este método es maravilloso para niños con alguna dificultad en el lenguaje ya que son capaces de diferenciar letras aunque les cueste hacer su sonido.

Ejemplo de la letra "s" en Zoophonics
Ejemplo de la letra “s” en Zoophonics: la mano se mueve simulando ser una serpiente mientras digo “sss”

También les hace más atractivo el estudio de las letras, ya que en abstracto puede ser algo aburrido, y de esta forma podemos aprovechar para hablar de animales, personajes de cuento, etc. Recuerdo que con los estudiantes, la semana que veíamos la “d” les hablaba de los delfines, el mar, la importancia del Medio Ambiente, etc.

Sin embargo, en el ámbito de casa con mi hija, no parecía estar muy interesada por todos esos ornamentos, sino más por la letra y su sonido. Juntas, hemos buscado palabras que empezasen por esa letra, pero no acaba de gustarle tener que hacer el gesto o cantar ninguna canción. De nuevo, la importancia de adaptarse a la niña y su motivación.

El orden para trabajar las letras ya no es el famoso ABC

Ahora las letras se trabajan por orden de frecuencia, es decir, que en lugar de aprender primero la A, luego la B, después la C, etc., hasta la Z; ahora aprendemos las letras que más aparecen en ese idioma.

Orden de letras por frecuencia
Orden de letras por frecuencia

Por ejemplo, nosotros estudiamos primero las vocales y después la m, p, t, s, etc, acabando por la k y la w, ya que son las menos usadas en español. Hace cinco años empecé a enseñar las letras y sonidos siguiendo el típico orden ABC, y los últimos años he pasado a enseñarlas por orden de frecuencia, y la diferencia es importante. Los niños y niñas aprenden mucho antes a leer ya que reconocen antes muchas más letras, ya que estudiamos primero las más frecuentes.

Pensar que un niño o niña puede saber leer sin saber las letras de menos frecuencia como la w, k o x. ¿Qué probabilidades hay que tenga que leer una palabra en español con la letra w? Sin embargo, pensar en qué posición se encuentran la m y la t en el abecedario, siendo las consonantes más frecuentes en español. Si tenemos que esperar semanas y meses hasta estudiar esas consonantes, nuestros peques se pierden mucho camino ganado.

Según la edad puedes enseñar una letra-sonido por semana, o bien dos si es algo más mayor y ya han empezado a trabajarlo en la escuela. El primer día puedes repasar las anteriores antes de introducir la nueva letra. En el último artículo de la serie de lectoescritura te diré algunas actividades para trabajar letras a través del juego.

¿Mayúsculas o minúsculas?

Como ya he dicho, en la enseñanza de la lectoescritura también hay modas. Antes recuerdo que se defendía la enseñanza de las mayúsculas porque al tener más líneas rectas eran más fáciles de trazar por los niños y niñas. Desde hace ya algún tiempo se defiende la corriente contraria: enseñamos letras minúsculas porque son las que más van a ver impresas.

Cuando enseño una letra por primera vez, trato de exponerles a ambas: minúscula y mayúscula. Sin embargo, a la hora de practicar el trazo y reconocer letras en textos o aisladas, es en la minúscula en la que me centro. De nuevo, al igual que con el orden de frecuencia, vamos a ver muchas más veces la letra “a” en minúscula, que la letra “A” en mayúscula, por lo que si nos centramos en las minúsculas facilitamos el aprendizaje de la lectoescritura.

Abecedario en cursiva vs. imprenta
Abecedario en cursiva vs. imprenta

¿Cursiva o imprenta?

Como tantas de mi generación, aprendimos las letras en cursiva. Recuerdo que la maestra nos decía que todas las letras “iban de la mano” porque eran muy amigas. Cuando empecé a dar clase en EEUU fue un shock tremendo ver cómo aquí enseñan las letras de imprenta, separando letras entre sí y reduciendo el trazo a la mínima expresión.

Son sabidas las numerosas ventajas que tiene aprender a escribir con letras cursivas, favoreciendo el desarrollo cognitivo y la motricidad. Sin embargo, de nuevo siguiendo esta idea de facilitar el aprendizaje a los más pequeños y la introducción del uso del teclado en la educación, se defiende la enseñanza de la letra de imprenta en las escuelas.

Sin embargo, me alegra saber que muchas escuelas están volviendo de nuevo a las letras cursivas, bien como enseñanza principal o bien complementaria a la imprenta. Mi postura es, de nuevo, apoyar a la maestra desde casa. De momento estamos aprendiendo letras a modo imprenta y más adelante, empezaremos el trazo de las cursivas.

¿La “ch” y la “ll” son letras?

Pues no, ya no son letras pero las incluimos en nuestro plan para aprender que cuando esas dos letras van juntas para formar la “ch” y la “ll” suenan diferentes a si van por separado. La “h” es muda pero deja de serlo si le ponemos la “c” delante.

Un sonido para varias letras y varias letras para un solo sonido

También aprendemos que la “c” puede tener dos sonidos, el de “c-asa” o el de “c-epillo”. Al igual que dos letras diferentes pueden tener un mismo sonido como la “g” en “gemelo” y la “j” en “jirafa”. O incluso tres letras pueden tener el mismo sonido en “kilo”, “quimono” o “cuna”.

De nuevo, reflexionar sobre las diferentes letras y sonidos a modo de juego en lugar de obligación es muy recomendado y, aunque al principio pueda ser algo tedioso, acaban por entenderlo rápidamente y puede ser incluso divertido.

Mi hija empieza a sentirse muy especial por tener “súperpoderes” y entender dos idiomas: el inglés y el español. Y esa apertura a otro idioma y otra cultura, considerándolo como riqueza en lugar de motivo de discriminación, espero que le acompañe toda su vida.

¡A practicar!

Una vez sepan ya todas las letras y los sonidos, podemos empezar a combinarlos formando sílabas. Pero eso será en el siguiente artículo, en el que hablaré de los materiales, las sílabas y mi experiencia enseñando a leer a una niña bilingüe. ¿Listo para empezar a trabajar la lectoescritura?

Si no lo has hecho hasta ahora, no olvides visitar la serie de lectoescritura: Cómo enseñar a leer I: Motricidad y Motivación, Cómo enseñar a leer II: Letras y Sonidos, Cómo enseñar a leer III: Sílabas y Materiales y 10 Actividades de lectoescritura. Te ayudará a saber más sobre cómo apoyar el proceso de enseñanza de la lectoescritura en casa.

Categorías: Crianza

Pilargm

Estudié Psicología y pronto me fui especializando en áreas sociales y educación. Me encanta escribir y seguir aprendiendo con cada experiencia. Criar a una hija e hijo bilingües está siendo apasionante, y quiero compartir aquellos consejos que hubiera agradecido leer hace unos años. Cuando no estoy corriendo detrás de mis peques, aprovecho para leer y ver series y películas, sobre todo las de sci-fi.

5 comentarios

Cómo enseñar a leer III: Sílabas, Materiales y Bilingüismo - No soy tu padre · julio 22, 2020 a las 9:28 pm

[…] de los últimos artículos sobre Cómo enseñar a leer I: Motivación y Motricidad Fina, y Cómo enseñar a leer II: Letras y Sonidos, hoy hablamos de cómo enseñar sílabas y continuar aprendiendo la lectoescritura. También sobre […]

Cómo enseñar a leer I: Motivación y Motricidad Fina - Motricidad y motivación - No soy tu padre · julio 28, 2020 a las 3:34 pm

[…] eso será en el siguiente post y así no hacemos uno tan largo. No te pierdas la continuación en Cómo enseñar a leer II: Letras y Sonidos. Me encantaría leer vuestras opiniones si probáis en casa alguno de estos consejos e ideas. ¿Ya […]

10 Actividades de lectoescritura - Crianza - No soy tu padre · julio 28, 2020 a las 3:37 pm

[…] de la serie sobre lectoescritura (motricidad, letras y sonidos, y sílabas y bilingüismo) para ayudar a las familias que quieren enseñar a sus peques de 3 a 5 […]

Cómo enseñar a leer II: Letras y Sonidos – Pegotetes · julio 30, 2020 a las 5:18 am

[…] no olvides visitar la serie de lectoescritura: Cómo enseñar a leer I: Motricidad y Motivación, Cómo enseñar a leer II: Letras y Sonidos, Cómo enseñar a leer III: Sílabas y Materiales y 10 Actividades de lectoescritura. Te ayudará a […]

10 Actividades de lectoescritura – Pegotetes · julio 30, 2020 a las 5:36 am

[…] de la serie sobre lectoescritura (motricidad, letras y sonidos, y sílabas y bilingüismo) para ayudar a las familias que quieren enseñar a sus peques de 3 a 5 […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *